Sastrería



Escribo este post esperando que no se pierda la tradición de mandarse a hacer ropa. Debo confesar que hace mucho tiempo que no compraba tela y mandaba a confeccionar una prenda, llegó un momento que me acostumbré a comprar ropa lista, hecha con las medidas exactas.

Pero la verdad no hay nada como el ir a comprar la tela, buscar la que le guste, ver la textura y la calidad y porque no decirlo sacar cuentas también. No olvidar que al valor de la materia prima, hay que agregarle el costo de la confección.

En todo caso para no cansarlos, compré un par de cortes, recorrí un poco las calles del centro de Guayaquil y encontré una sastrería cuyo propietario, un señor senil muy amable me tomó las medidas respectivas y me hizo un pantalón. Eso si; le comenté que todo dependía de este trabajo, si quedaba satisfecho le llevaría más trabajo, sino... pues no había pasado nada, solo que no volvería por ahí. A los dos días lo fui a retirar y ahí estaba. El pantalón terminado, me lo probé y todo muy bien.

Ya le dejé el segundo corte para un nuevo pantalón... ahora estoy renovando el guardarropa.

Y Uds. se mandan a hacer ropa o la compran hecha? Si es la ultima opción; no teman al proceso de compra y envío a hacer, es divertido (más que todo la compra/elección de la tela) y si lo hace alguien que sabe, seguro lo repetirán.

BVF

Comentarios

SusuBlog ha dicho que…
yo quiero renovar mi ropa jajajaja :) todo el tiempo...
sastrería? nada mas vestidos de noche :)

Su.

Entradas populares de este blog

Prestamos al chulco

Bebidas Energizantes

Seré Papá