Comiendo en las Empresas

Por mi trabajo he estado en múltiples empresas, ya sea por alguna consultoría la cual se resuelve en un día, hasta estar de outsourcing por varios meses, no solo en mi ciudad Guayaquil sino en otras ciudades, tanto de la costa como de la sierra.

El post lo escribo porque cada organización tiene su forma de alimentar a sus colaboradores, en la primera institución para la que laboré, estaba dentro del área educativa y a la hora del almuerzo los trabajadores nos dirigíamos al comedor, la peculiaridad de este almuerzo era que a nosotros (un par de amigos y yo) nos servían el tradicional cocolón, para los que no lo saben, no es otra cosa que el arroz que queda al fondo de la olla en la que se lo preparó y queda un poco como quemado y tostado así como crujuente. Un amigo tenia confianza con la señora que nos atendía y ella nos sacaba en un pequeño platito un poco de este rico bocadillo.
Cocolón
Ya estando en otra empresa, yo pertenecía al staff administrativo (Sistemas), acá en cambio había un comedor diferente para los obreros de la planta. La comida era buena, y en lugar de cocolón aca servían como piqueo una bandejita de canguil. El comedor para los administrativos estaba abierto de lunes a viernes, no así los fines de semana que solo atendía el comedor para obreros. Un fin de semana que estaba trabajando fuí invitado a almorzar a ese comedor, y debo decir que la diferencia era tremenda. La comida era bastante mala, la carne no solo era carne sino también hueso y no había ninguna bandejita con canguil. La vajilla era de acero y los cubiertos estaban bastante gastados, debo confesar que me comí todo por no hacer algún desplante para con los que me encontraba.
Plato de acero

Bandejita de Canguil

También he comido en la serrania de mi país, en varias ciudades, y la verdad; la comida empresarial, no se compadece de la comida empresarial costeña. Las empresas en las que estuve, no servian mal pero la sazón no es la misma y por ejemplo el arroz era bastante seco... creo que es por eso que a la mayoría de los que almuerzaban les gustaba el ají o la salsa con ají...

En todo caso, yo soy de las personas que cuando es invitado a comer a algun sitio, como lo que me sirvan aunque no me agrade, no podría dejar de comer la comida que me han invitado aunque conozco mucha gente que si, incluso he visto hacerlo.... me parece un gesto poco amigable...

BVF

Comentarios

Karina Fuentes ha dicho que…
Acá en nuestra empresa debemos darle gracias a MAMA HILDA, una señora de más de 50 años que dirige la cocina, tiene buena sazón,y también hace un rico Cocolón, es a la única que le tomo la sopa, porque sé cuanto cuesta la comida. Lo único malo acá es el jugo que le ponen mucha agua. Saludos Borys!

Entradas populares de este blog

Prestamos al chulco

Bebidas Energizantes

Seré Papá