Llegaremos a esto...

Brenda y Kord Campbell, con iPads, a la hora del desayuno.

Como se puede apreciar en la foto, con la tecnología actual es muy facil dar prioridad a otras cosas mucho más efimeras que las relaciones interpersonales...

El Sr. Campbell (foto) continúa luchando con los efectos de la avalancha de datos a diario. Incluso después de que se desconecta, ansía el estímulo que recibe de sus aparatos electrónicos. Se olvida de cosas como los planes de la cena, y tiene problemas para concentrarse en su familia.

Su esposa, Brenda, se queja, "Parece que ya no puede ser plenamente en el momento".


Este es tu cerebro en las computadoras.

Los científicos dicen que hacer juegos de malabares de correo electrónico, llamadas telefónicas y la información que llega de otros puede cambiar cómo la gente piensa y se comporta. Se dice que nuestra capacidad de concentración está siendo socavada por ráfagas de información.

Estas juegan un impulso primitivo para responder a las oportunidades y las amenazas inmediatas. La estimulación provoca excitación - un chorro de dopamina - que los investigadores dicen puede ser adictivo. En su ausencia, la gente se sienta aburrida.

Las distracciones resultantes puede tener consecuencias mortales, como cuando se atiende el celular mientras se conduce y pueden causar accidentes. Y para millones de personas como el Sr. Campbell, estos impulsos pueden infligir cortes en la creatividad y el pensamiento profundo, interrumpir el trabajo y la vida familiar.


Hay que tener cuidado con la tecnología para que no nos quite la parte humanitaria que debemos priorizar.

BVF

Comentarios

Entradas populares de este blog

Prestamos al chulco

Bebidas Energizantes

Seré Papá