Viejos Barrios


En días pasados tuve que dejar mi vehículo en el concesionario para el mantenimiento de acuerdo al kilometraje que tenia, luego de haberlo dejado ahí en la mañana asimilé la idea de que ese día me iba a tocar tomar un bus para ir a almorzar a la casa de mis padres, donde usualmente lo hago.

Desde mi lugar de trabajo hasta allá, existe una línea de transporte que me deja en la esquina, muy, muy cerca. Pero existen dos rutas de la misma línea, ese día no me percaté bien de la ruta que tomé y para variar está era la equivocada, la que por supuesto me dejó lejos de mi lugar de destino.

Durante mi caminata bajo un intenso sol de medio día, mi recorrido me llevó a través de los viejos barrios que solía recorrer en mi niñez, pues la escuela estaba en este trayecto, esto me trajo muchos recuerdos y me di cuenta de las marcadas diferencias que existen entre los viejos barrios con las actuales urbanizaciones cerradas.

Por el destino de la vida, ahora estoy viviendo en una de estas modernas urbanizaciones cerradas y no puedo ocultar que me costó mucho adaptarme a ella al inicio; pues toda mi vida la vivi en un barrio del norte (Sauces 2), donde se podía ver día y noche mucha actividad, tanto comercial como social, es ahí donde jugué pelota en la calle, anduve en bicicleta, conversaba con mis amigos, incluso hasta recuerdo que jugamos ping-pong en la acera de mi casa (pero esto será tema de un nuevo post) en cambio, en mi nuevo hogar muy pocas personas caminaban, su estilo de vida era de la casa al trabajo y luego a estar en su casa.

Ahora ya esto no es nuevo para mi, pero; como cambian los tiempos o épocas, y esto hace que nuestra vida social sea otra… Ojala nunca mueran los viejos barrios.

BVF

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bebidas Energizantes

Prestamos al chulco

Seré Papá